En esa época, en el Cercano Oriente, los hombres, la agricultura recién nacida, entendían que cocinar sobre la piedra polenta de los cereales tostados y molidos o el pan ácimo era una buena manera de comer algo realmente sabroso y original. Gracias a los antiguos egipcios, descubridores de la levadura, la historia de la pizza se hace cuesta arriba. Con la levadura, las masas de cereales trituradas o molidas se vuelven, después de horneadas, suaves, ligeras, más sabrosas y digeribles. Y así el pan se extiende. Inicialmente.

Inventado el pan, la ruta de la pizza continúa por etapas en la antigua Roma. Ahí, los agricultores, después de haber aprendido a cruzar los diferentes tipos de escanda conocidos creando la harina (su nombre deriva de "far", que en latín significa "escanda"), amasan la harina de los granos de trigo molidos con agua, hierbas aromáticas y sal. Y luego ponen esta “focaccia” redonda a cocinarse en el hogar, en el calor de las cenizas.

Los napolitanos no lo tomarán de la mejor manera, pero fueron los romanos los que usaron verdaderos discos de pan para contener platos jugosos. Pizzas redondas, más o menos. Pero con grados de parentesco muy, muy alejados de las pizzas que se pueden disfrutar hoy en día.

De hecho, todavía faltan muchos ingredientes, muchos de ellos desconocidos hasta siglos y siglos después. En el 7º d.C., con la llegada de los lombardos a Italia, comenzó a circular una nueva palabra gótico-longobarda: "bizzo", a veces llamado "pizzo". En alemán "bizzen". En otras palabras, mordido… la siguiente fue siglos de perfección hasta llegar a la pizza que hoy conocemos.